Desmitificando: vea los 8 beneficios de castrar un perro

Confieso que siempre fui contra cualquier idea de castrar a un perro o de cualquier tipo de intervención quirúrgica en mascotas, pues veía que el beneficio era sólo nuestro frente a un sacrificio de ellos. Hasta que nuestra pequeña, la miel (de la raza Yorkshire), que ya tiene 11 años fue operada con prisa pues estaba corriendo riesgo de muerte por cuenta de una piometra (después explico mejor ese asunto), resultante de una descompensación hormonal, recurrente en esa fase.

beneficios de castrar a un perro

He hecho una investigación y estoy convencida que lo mejor para ellos es finalmente castrar a la edad recomendada. A continuación comento algunos de los beneficios de castrar a un perro para convencerle de hacer lo mismo para su “hijo peludo” para  que pueda vivir más y mejor: La castración para perros trae una serie de beneficios para nuestros animales domésticos y para la sociedad.

Por ejemplo, trata de recordar: ¿hay muchos perros callejeros donde vives? Castrar a un perro es un acto de responsabilidad, ya que no sólo se está previniendo posibles enfermedades (véase más adelante), así como de ayudar a reducir la cantidad de camadas no deseadas.

Estos cachorros a menudo terminan abandonados o en situación de maltrato. Los beneficios para el animal además de los que destacamos más arriba, son 8 buenas razones para castrar a su perro:

  1. En las hembras, el procedimiento disminuye el riesgo de cáncer de mama. Y cuanto antes, mejor: el 99% de las perras castradas antes del primer celo no desarrollan la enfermedad. Ya en gatas, la castración reduce las posibilidades de cáncer de mama entre 40% a 60%.
  2. En machos, la castración reduce la frustración sexual y la necesidad de salir en busca de “novias”. Al mismo tiempo, esto disminuye el riesgo de fugas, atropellones y peleas con otros machos.
  3. Las hembras no se vuelven más vulnerables a infecciones uterinas graves, como la piometra, ya que su aparato reproductor se quita durante el procedimiento. En machos, se reducen a gran escala los problemas de próstata y se evita el cáncer de testículo, que puede ser fatal.
  4. Las hembras no entran más en el celo, ahorrando a los tutores de lidiar con el sangrado y con posibles perros de calle importunando en la puerta.
  5. Los perros y los gatos machos sienten menos necesidad de marcar su territorio con orina.
  6. Su animal doméstico se vuelve más dócil, facilitando la interacción y reduciendo situaciones problemáticas, especialmente entre los que tenían comportamiento agresivo antes.
  7. Una vez que su perro está castrado, consulte a su veterinario sobre la cantidad de comida que usted debe ofrecer. En general, los animales castrados consumen menos calorías.
  8. Resaltamos también, que la castración en sí no hace que los animales engordan. Lo que sucede en algunos casos es la reducción de actividad física (el animal queda más tranquilo), lo que le lleva a ganar peso. Sólo tienes que observarlo y no dejar de ejercitarlo.

Si tienes alguna duda sobre la castración de perros, le recomendamos que consulte con su médico veterinario. Él podrá aconsejarle sobre el mejor período para realizar el procedimiento y cuidar de las necesidades específicas de su perro o gato. Castrar a tu animal es un acto de amor.

¿Qué tal te ha parecido, listo para reconsiderar?

Rate this post

Contenido relacionado

Deja un comentario