Mi cachorro odia bañarse, ¿qué puedo hacer?

Si tu cachorro odia bañarse, te diré que a menudo son como niños y no les gusta nada el agua. Algunos incluso tiemblan, aceleran el paso o se quedan petrificados cuando perciben que se están acercando a la tienda de mascotas o huyen y se esconden cuando se dan cuenta de que ha llegado la hora del baño en casa

Si tu perro tiene ese comportamiento, tranquila, vas a necesitar una buena dosis de paciencia si bien hay pautas que van a permitir cambiar esa relación de tu cachorro con el agua. Así lo garantiza el especialista en comportamiento canino, Gustavo Campelo: “el baño no necesita ser un problema para su perro. Tenemos que pensar en maneras de hacer que este momento sea divertido y relajante para el animal “, explica el experto.

consejos bañar cachorro

Cuatro consejos del experto para que tu cachorro deje de odiar la hora del baño

El primer paso es evitar llevar al perro a la tienda de mascotas, al menos hasta que se siente cómodo con el baño. De esta manera no se continua reforzando una mala asociación que con el paso del tiempo puede ir a peor.

Ejercicio y juego: los cachorros, al igual que los niños, tienen mucha energía. Antes de enfrentarles a una situación estresante como puede ser la hora del baño, lo mejor es que te lleves a tu cachorro al parque, hagas una larga caminata con él, juegues, te diviertas y cuando baje su energía, entonces todo será más fácil.

Recompensas: el cachorro de primeras odia bañarse. Lo que hay que lograr con mucha paciencia es cambiar esa asociación hasta que la hora de la bañera sea algo divertido y placentero. 

Aquí entran en juego las recompensas. Prepare trocitos de pavo, de salchicha, y hazle un camino que vaya desde cualquier otra estancia de la casa hasta el baño. Si se queda en el umbral de la puerta, perfecto. Poco a poco irá tomando confianza hasta jugar tranquilamente dentro del cuatro de baño con el barreño o la bañera con agua.

A lo mejor los primeros días no logras bañarle, pero él ya estará asociando cuarto de baño y agua con juegos y recompensas.

El baño: una vez que el cachorro ya esté tranquilo y con confianza en el cuarto de baño, abre suavemente la manguera. Si tu perro se asusta, vuelve a cerrar y relájale hablándole siempre con dulzura y tranquilidad. Acariciale y abre de nuevo el grifo muy suavemente. Tienes que ir midiendo su respuesta. Si se muestra intranquilo, cierra el grifo y ábralo en lapsus cortos de tiempo.

Si se muestra realmente nervioso, hazle un buen masaje para calmar a tu perro. 

hora del baño cachorros

El objetivo aquí es que se familiarice sintiendo el agua correr. Si está tranquilo, moje su mano y pásela por su cachorro, por su cabeza, su lomo. Acompaña el proceso con recompensas y hablándole en tono muy suave y cariñoso.

Diversión en la bañera: si has conseguido que el cachorro esté tranquilo mientras escucha el agua correr y jugando con él un poco con el agua, es momento de sumergirle poco a poco. Hazle suaves masajes y no te excedas en el tiempo del primer baño. No te olvides de las recompensas y de hablarle siempre en un tono muy suave.

Con el tiempo, el baño no supondrá ningún problema y para él se convertirá en una rutina más.

Cuando su cachorro llegue a este estado de tranquilidad, puedes comenzar a llevarle a darle sus baños en la tienda de mascotas, si así lo prefieres.

Consejo extra: no te conformes con cualquier peluquería canina. Busca que tengan conocimientos en educación canina en positivo, lo que te garantizará que se ajustan al ritmo del perro y no tiran por la borda todo el trabajo de asociación positiva realizado.

Rate this post

Contenido relacionado

Deja un comentario