¿Todos los perros saben nadar por instinto?

¿saben nadar los perros?

Aprende qué hacer para mantener a tu perro seguro en el agua

La natación canina puede ser una gran alternativa para que su perro se enfrenta al calor, relajarse y ejercitarse de una manera divertida. Hay terapias en el agua para perros con problemas de cadera, de ligamentos y que trabajan con perros que se recuperan de una cirugía.

Los puntos positivos son enormes, la cuestión es que no todos los perros saben o pueden nadar. Esta afirmación puede sorprender a algunos dueños, ya que para muchos sería prácticamente un hecho consumado en el inconsciente colectivo de las personas que los perros son nadadores natos.

La verdad es que algunas razas no tienen dificultad. Si pones cualquier perro en el agua, inmediatamente comenzará a nadar en ese movimiento que comúnmente conocemos como “nadar a perrito”, pero algunos no van a poder salir del agua o flotar y pueden hundirse como una piedra.

Por ello debes aprender cómo garantizar que tu perro tenga una experiencia agradable en el agua.

Razas de perros que pueden nadar

Las razas de perros que se crearon para realizar rescates y cazar en ambientes con agua, generalmente se sienten muy cómodos cuando están en el agua.

El cuerpo de esas razas, con sus miembros fuertes, las hace nadar con más naturalidad.

Ejemplo de razas que pueden ser grandes nadadores son por ejemplo: Labrador Retriever, Golden Retriever, Terranova, perro de agua irlandesa, perro d’agua portugués o el perro de agua español

Nota: Hay que tener en cuenta que la descripción de la raza es una tendencia, no es una regla absoluta.

Muchos perros que físicamente son perfectamente capaces de nadar, simplemente no les gusta el agua. Su perro es un individuo con gustos particulares que el dueño debe aceptar y comprender.

No porque tengas un perro de la raza Golden Retriever, le encantará nadar.

NO todos los perros saben nadar

Perros que pueden tener dificultad para nadar

La dificultad para nadar de algunos perros está más asociada a su cuerpo, su anatomía y fisiología, que propiamente a una incapacidad de moverse bajo el agua.

A continuación enumeramos algunos motivos que dificultan a tu perro a la hora de la natación:

Perros braquicéfalos (que tienen el famoso ex “cara arrugada” como el dogo, Boxer, etc) tienen más dificultades para nadar como la respiración, ya que necesitan mantener la boca y la nariz por encima del nivel del agua, lo que les deja prácticamente en posición vertical, lo que hace que se hundan.

Cuanto más “amasado” el hocico, más dificultad tendrá el perro para nadar.

Los perros con cabezas desproporcionadas a su cuerpo, así como una densa masa muscular, lo que significa que cuando el perro está flotando, es natural que se hunda hacia adelante, lo que hace difícil mantener la cabeza fuera del agua y la flotabilidad.

Los perros con patas cortas y desproporcionada en relación con su cuerpo, como el Dachshund, ya que sus patas no son lo suficientemente grande como para mantener el cuerpo y la flotabilidad.

Los perros con pelo denso pueden encontrar muy difícil nadar ya que una vez que están mojados, el peso de los incrementos del pelaje, hace que el perro se hunda más en el agua.

Los perros que tienen una discapacidad física. Es responsabilidad del dueño analizar si el tipo de discapacidad física va a impedir o dificultar la natación del perro hasta el punto de poner en peligro su salud.

Razas de perros que NO saben nadar

El caso del Bulldog Inglés es tan serio que algunas ONG y criadores cuando van a reubicarlo en un nuevo lugar comprueban si los perros tendrán acceso al agua para informar al nuevo dueño.

Pequinés: braquiocefálico, las pequinés no pueden mantener la boca en una posición por encima del agua para nadar.

Boxer: También un perro braquicefálico. Algunos con el hocico más largo todavía consiguen nadar.

Staffordshire Bull Terrier: En general, no pueden nadar porque del tamaño de la cabeza en proporción al cuerpo se lo impide.

Bull Terrier Americano y Bulldog americano: Con física similar al Sttafordshire Bull Terrier, no pueden mantener la cabeza fuera del agua.

Basset Hound: piernas cortas y la estructura ósea pesada que dificultan la natación.

Dachshund: patas muy cortas con respecto al cuerpo. Mantener a tu perro seguro en el agua

Como ya mencionamos anteriormente, el dueño nunca debe dejar al perro solo en el agua sin supervisión.

Incluso el más experimentado de los perros puede estar nervioso o perder el control y hundirse. Los ahogamientos pueden ocurrir muy rápido y en cuestión de minutos si no estás mirando podría suceder una tragedia.

En general, el dueño siempre debe estar supervisando al perro que está en el agua, de preferencia de cerca para poder ayudarle en cualquier dificultad.

Manténte atento a las señales de cansancio y excitación extrema.

Entrenamiento de tu perro para un día de natación

Con algunos perros ocurre que lo difícil no es hacer que entren en la piscina, sino hacerlos salir!

Aman el agua y no pierden una oportunidad de nadar y divertirse.

Sin embargo, si tu perro tiembla, tiene miedo y evita estar cerca de la piscina, es necesario paciencia y atención por tu parte.

Primero, es importante transmitir tranquilidad. Cuando esté camino al agua, aléjate con recompensas y elogios.

Para perros a los que les gusta jugar acerca un juguete, y ve progresivamente alejándolo, para acostrubrar al animal a nadar y moverse dentro del agua.

Si tu perro va a nadar en la piscina, es necesario que haya una escalera para que el perro salga cuando quiera. En el mar o en un lago los perros podrán entrar y salir mucho más fácilmente ya que hay una declinación natural en el terreno y el perro puede ir sintiendo el suelo.

No dejes nunca que el perro nade en lugares con corriente y siempre verifica si tu perro está cansado.

 

Rate this post

Contenido relacionado

Deja un comentario