Que debes tener en cuenta en los Cuidados de Cachorros recién nacidos

Es fundamental tener cuidados de cachorros, ya que tenerlos en casa es una delicia ¿Quién no los ama? Son innumerables los beneficios que traen a nuestra salud y al ambiente en familia. Pero para que la experiencia no se convierta en un caos, siempre es bueno programar antes de su llegada y tomar algunas medidas para intentar no ser sorprendido.

Incluso para quien ya tiene un perro, recibir un nuevo miembro en casa, exige una nueva rutina y alineación entre todos los miembros de la casa para que la adaptación sea la menos traumática posible (para él y para nosotros).

Los cuidados de cachorros de un mes

Para quien es novato en el terreno y es su primera experiencia con los recién nacidos debe conocer los cuidados de cachorros son aún mayores, ya que no se tienen en la rutina diaria algunas tareas inherentes al nuevo miembro, como pueden ser la hora del paseo, hora de comer y  de dormir.

Nosotros pasamos por esa experiencia hace poco tiempo y queremos comentar todo los cuidados de cachorros que empleamos, pues podemos decir que la hemos superado y la adaptación ha sido bien tranquila 🙂.

Antes de la elección, 2 consejos importantes: Antes de todo, si la opción es por la compra del cachorro, sugerimos que la elección sea hecha de forma responsable, pues sabemos que pagar barato por un cachorro de raza no siempre es el mejor camino. Criadores serios nunca liberan al cachorro antes de los 70 días (dependiendo del peso) es por ello que debemos exigir garantías y que nos inviten a conocer a los padres y la estructura de la canil.

En el caso de los perros de linajes mixtos, tienen una probabilidad mayor de enfermedades congénitas, que pueden traer perjuicios materiales y emocionales a toda la familia. Fuera, no podemos alimentar a criadores clandestinos que sólo piensan en el lucro financiero.

Si la opción es por la adopción, es necesario conocer mejor el estado de salud del animal, independientemente de ser adulto o cachorro, cerciorándose de la castración, vermifugación, vacunación y laudo de buena salud, para garantizar que haya pasado por una batería de exámenes iniciales y que no esté acometido de ninguna enfermedad congénita.

Elegido el nuevo miembro de la familia, es hora de planificarse para la tan esperada llegada del pequeño.

Elección de los alimentos: por lo general los criadores indican alimentación que el cachorro está acostumbrado e indican la transición de la leche para la alimentación seca (lo que ocurre alrededor de 35/40 días). Es importante respetar esta indicación, ya que esto puede comprometer la salud del cachorro, causando diarrea, vómito y deshidratación. Y por el bajo peso, no sería recomendable.

La sugerencia entonces es seguir las recomendaciones del creador o de la ONG que dispuso del cachorro. Vacunación y tratamiento antiparasitario: uno debe asegurarse de que el cachorro ya ha tomado por lo menos recomendado por el protocolo de vacunación, a saber – 3 V8 o V10 dosis (protege contra múltiples enfermedades), 2 dosis de la gripe canino, dos dosis de giardia y 1 dosis de la anti-rábica.

Una vacuna bastante polémica es contra la Leishmaniasis, debe ser aplicada en animales a partir de los 4 meses de vida, se necesitan 3 dosis con intervalo de 21 días y refuerzo anual contando de la fecha de aplicación de la primera dosis. Es fundamental realizar la prueba serológica antes de la aplicación de la vacuna. Este debe haber resultado negativo.

Las vitaminas y los suplementos: los criadores también recomiendan, especialmente para perros pequeños y de bajo peso: Yorkie, Lulu, Chihuahua, para no perder peso durante los primeros meses de adaptación.

Piensa que el cachorro está acostumbrado a un ambiente, a la compañía de su madre y de sus hermanos y de repente pasa por el trauma del transporte a una casa nueva, con nuevos sonidos, nuevos olores y sin la seguridad que sentía donde estaba. Por aquí, recibimos la sugerencia de 2 complementos: Vitaminthe y Glicopan. Y probiótico para evitar el desarreglo intestinal. Y  debemos seguir a raiz la recomendación del creador.

En cuanto nuestro pequeño llegó, programamos la primera consulta para verificar si estaba todo bien (nuestro Valentín vino en avión).

Cuidado del cachorro para los viajes

Ahora vamos a comentar los cuidados de cachorros imprescindibles y que pueden pasar desapercibidos:

Transporte Box: Para garantizar la seguridad en el transporte, es importante disponer de una caja del tamaño apropiado y dentro de las normas de seguridad. Indicamos que la caja sea forrada con una alfombra higiénica, garantizando, de esta manera, que no se moje si hace pis en el camino o vomita. La caja deberá disponer de depósito de agua para que esté a disposición, si el cachorro siente sed.

Preparar un lugar especial: durante las primeras semanas, es importante elegir un lugar donde el cachorro se sienta rodeado ya que se sentirá más seguro y entenderá la rutina de la casa, adaptándose gradualmente al nuevo entorno y las nuevas reglas. El local necesita ser aireado y de preferencia abierto para que el cachorro perciba el movimiento en la casa y tenga acceso a las personas (lavabo con portón o cercado en la sala). Es necesario verificar si el ambiente escogido no dispone de nada que presente peligro al animal: hilos, tomas, muebles y objetos.

Un consejo interesante es sentarse en el suelo para tener la sensación del cachorro y asegurarse que nada está a su alcance para evitar accidentes.

Delimitando el espacio: elegir el lugar, la hora de definir donde la mascota va a dormir, comer y hacer sus necesidades. Lo ideal es que queden en lados opuestos: comida/agua y lugar de hacer las necesidades. Por un lado, indicamos que esté forrado completamente con alfombras higiénicas (puedes aplicar un atractivo para reforzar el lugar adecuado para hacer las necesidades), todos pegados en el suelo, para evitar que se convierta en juguete.

Al otro lado, acomode un bote con ración y con agua. Al principio, indicamos dejar ración a voluntad, sin horarios, hasta que esté adaptado.

El enriquecimiento ambiental: los cachorro tienden a ser curiosos y aman explorar el entorno circundante. Si él va a quedarse solo por mucho tiempo, recomendamos el uso de juguetes educativos que proporcionan mayor bienestar y producen estímulo para mantenerlo distraído: cepillo propio para masticación y satisfacer la necesidad de morder, pelotas para acondicionar bocadillos o la ración (para estimular, la caza) entre otras opciones disponibles en el mercado.

El mejor momento del día: cuando llegamos a casa, pronto esperamos para recoger al cachorro en sus brazos y sentir su felicidad. Necesitamos atención para higienizar las manos antes de cogerlo y no estimularlo tanto cuando llegamos a casa, pues puede causar latidos excesivos e incontinencia por excitación (pis cuando se quedan felices). Lo ideal es ignorarlo (no estimularlo!) Y dejar que la excitación pase hacia ahí, sino que lo tome e interactúe. Para sacarlo del cercado, indicamos siempre dejar una alfombra higiénica cerca y cada 5 minutos, colocarlo sobre la alfombra y estimular con la palabra pis. Siempre que lo haga, debemos recompensarlo con un cariño o un bocado (pequeño :))

La hora del primer viaje: Es hora del día grande – ¡el primer viaje! Es importante asegurarse de que esté con todas las vacunas al día y dejar disponibles algunos ítems que pueden facilitar: pegue con guía adecuada y segura; bolsitas para recoger el coco (no podemos olvidar); pañal desechable si el paseo es en algún lugar cerrado o casa de alguien (para que no salga sellando las alfombras y cortinas por ahí); (para controlar la ansiedad, si el paseo es en algún restaurante, lo ideal es siempre ofrecer algo para comer, cuando llegamos a esos lugares, pues ahí disminuye el interés) – por aquí, siempre cargamos un porta-bocado en la bolsa ; el juguete preferido, para que se entretenga si el paseo es más largo; caja de transporte o cinturón de seguridad para el trayecto de coche; alfombra higiénica para forrar los asientos y evitar accidentes como el vómito o las heces.

Es hora de ver la casa: cuando nos damos cuenta de que ha llegado al lugar correcto para hacer sus necesidades y ya está usando la alfombrilla del inodoro cuando estás fuera de la caja, es el momento para determinar donde se necesita la casa (lavado, balcón, ) y delimitar con las alfombras higiénicas, para determinar dónde él hará sus comidas (ahora pudiendo ser estipulado el horario – generalmente son 2 o 3  al día) y asegurar que no tenga ningún objeto suelto por el ambiente que él pueda roer o masticar.

Si se queda solo, sugerimos que quede en un lugar cercado, hasta que que sea más adulto y disminuya la voluntad de morder y explorar. Aquí en casa la adaptación para hacer sus necesidades en el lugar adecuado tardó unos 10 días. Sólo entonces él empezó a quedarse más suelto por la casa y generalmente nos acompaña en el trabajo. Se queda todo el día en actividad, disminuye la ansiedad y no sientiéndose tan agitado  por la noche. Cuando se queda en casa solo, lo dejamos separado de los otros dos, pues son viejos y no dan cuenta de su energía 🙂 Pero eso es asunto para otro post 🙂.

Rate this post

Contenido relacionado

Deja un comentario